Navas de Tolosa 2019

Se suele decir que tal o cual acontecimiento cambió la historia, y es cierto, ya que cualquier hecho por insignificante que parezca, cambia radicalmente el futuro inmediato, al menos de X grupo de personas, y sin duda lo hará de millones dentro de 10 años, sin ir más lejos.
Pensemos en cuánta gente que nunca existió lo habría hecho, y cuánta que lo hizo jamás lo hubiese hecho, si Gengis Khan hubiera muerto de niño y no hubiese podido construir su gigantesco imperio, aniquilando varios millones de personas en el proceso.

Teorías a parte, imaginemos que hubiese pasado si el Rey de Castilla, Alfonso VIII no hubiese hecho un todo o nada, y tras decir al arzobispo Jiménez  de Rada aquello de «Aquí morimos todos», lanzarse a la carga contra los moros, seguido por los reyes Pedro II de Aragón y Sancho VII de Navarra, y así de todo el ejército cristiano. Pues seguramente de hubiese perdido la batalla, la Reconquista se hubiese retrasado unas décadas, o quizás los moros hubiesen seguido en España hasta el siglo XVII, o vaya usted a saber que.
El caso es que esa carga se produjo, esa victoria se consiguió, y las cosas fueron como fueron, y aquí estamos.
Ese acontecimiento lo rememoró un grupo de patriotas el pasado 5, 6 y 7 de julio de 2019, entre los cuales tuve el placer de estar, y ya sea dicho de paso, diseñar el cartel para las jornadas y hacer de fotógrafo oficial para la ocasión (al final van algunas fotos).

 

 

Pudimos realizar una ruta guiada 4×4 por gran parte de la zona, contemplando la belleza natural de Despeñaperros, hacer una pequeña excursión a la zona en la que acampó el ejercito hispano, compartir una cena de barbacoa con cerdo incluido, y asistir a las conferencias de Rafael Rodrigo de la librería Tercios Viejos (http://terciosviejos.es/es) , de la lingüista y periodista Carmen Imaz, y de la presentación del libro de Ángel de la Iglesia «Hasta donde el Rey nos lleve» (se puede adquirir en Acme Arsenal).

Por último, agradecer a la Asociación memoria Navas de Tolosa 1212 el esfuerzo realizado en la organización, y felicitar por el excelente resultado, agradecer la compañía de algunos seguidores que allí pude conocer, así como animar a todo aquel que lea estas líneas a llevar a cabo eventos similares, en los que la historia, la naturaleza y la camaradería sean las protagonistas, porque al final se trata de eso, de hacer comunidad y recordar nuestra identidad.

¡Reconquista!